Malí /

Existe un lugar único en el corazón del África occidental. Único por su fascinante y enigmática cultura y por todo el halo de magia, misterio y supuestos acontecimientos paranormales que lo envuelven. Este rincón tan apasionante del Sahel recibe el nombre de País Dogón (Mali) y se ubica en la zona fronteriza con Burkina Faso.

Hombre con vestimenta tradicional de algodón. Antiguamente, solían tintarse de índigo

Los dogones se caracterizan por su hermetismo y por ser una infranqueable isla de resistencia cultural, lo cual les ha valido el rechazo de gran parte de los pueblos colindantes. Esta posición los obligó a asentarse en la falla de Bandiagara, en localizaciones de difícil acceso y fácil defensa. La Ley Islámica los calificó de infieles, lo que dio carta blanca a su tráfico como esclavos y a las razias en sus poblados.
La falla de Bandiagara es una pared puntiaguda de roca ocre que se extiende a lo largo de centenares de kilómetros sobre la arena. Presenta una altura de unos 350 metros, y las viviendas que alberga, forman un conjunto considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1989. En torno a este accidente geográfico encontramos poblados dogones, no solo incrustados en la propia roca sino también diseminados en la llanura anexa.

Los poblados que se encuentran entre las rocas quedan totalmente integrados en su entorno

A día de hoy, se estima que son unos 400.000 dogones. Practican una agricultura de subsistencia basada en el mijo, el sorgo, el arroz, la cebolla, los cacahuetes y algunas verduras. También cultivan tabaco y disponen de ganado: ovejas, cabras y gallinas. Producen una amarga cerveza local a base de sorgo llamada “dolo”.
La organización de las villas está basada en el parentesco, dentro de un marco de linajes patrilineales exógamos. Existen también diversas castas laborales endógamas en cada uno de los poblados: trabajadores de hierro, del cuero, de la madera, historiadores orales, músicos, agricultores, etcétera.

Las construcciones dogonas están hechas a base de barro y leño

Los dogones tienen una fuerte tradición arquitectónica. En todos los asentamientos podemos encontrar edificaciones comunes que están relacionadas con la cultura y organización social dogón. Un claro ejemplo es la Casa de la palabra. Los hombres suelen pasar las horas más calurosas del día debatiendo sobre asuntos sociales de importancia, tales como: negocios, política o justicia. La Casa de la menstruación acoge a las mujeres durante su periodo, aunque también se practica allí la circuncisión y la mutilación genital femenina de tipo II (extirpación del clítoris y labios menores).

La altura de la Casa de la palabra es reducida para impedir que los hombres puedan ponerse de pie y evitar la violencia provocada por discusiones.

La tradición de los dogones es sobre todo conocida por sus misteriosas creencias religiosas animistas (de culto a los espíritus y a la naturaleza). El arte que envuelve sus rituales está constituido por impresionantes esculturas talladas en madera.

En el arte y la arquitectura suelen representarse los cuatro hombres y cuatro mujeres fundadores del pueblo dogón.

La tradición más icónica, vistosa y folclórica son los famosos bailes de zancos y máscaras, llamados Sigui. Este es un ritual que se celebra oficialmente una vez cada cincuenta años, cuando la estrella Sirio B completa su órbita alrededor de Sirio A. En cada celebración, cada una de las familias debe utilizar una máscara nueva, no usada en celebraciones anteriores. El Sigui simboliza el respeto a los ciclos: el paso de la cultura, la lengua y las tradiciones de generación en generación. Y se celebra en honor y armonía con Sirio.

El Sigui consiste en una serie de bailes en círculos acompañados de cánticos al ritmo del yembé.

¿Quieres conocer a la enigmática tribu dogón?
Descubre su cultura de la mano del antropólogo Joan Riera en su próximo viaje a Mali y Burkina Faso del 18 al 31 marzo de 2023. Haz clic aquí para conocer más detalles del viaje.

Algunos de los participantes de las mascaradas llevan zancos de más de 2 metros de altura

La cultura dogona está estrechamente conectada con el cosmos. Un ejemplo de este vínculo es el hecho que creen que unos semidioses llamados Nommos provenían de Sirio. Según sus ancestros, Sirio está formado por tres estrellas, dos de las cuales orbitan en torno a la tercera. En 1995, dos astrónomos franceses, concluyeron que Sirio era un sistema compuesto por tres estrellas - Sirio A, Sirio B y Sirio C-, la tercera de las cuales es indetectable visualmente (ni siquiera con telescopios) y solo inferibles mediante complicados estudios matemáticos sobre los campos electromagnéticos.
Es todo un misterio saber cómo el pueblo dogón ha llegado a acumular tal sabiduría y conocimiento sobre el cosmos.

Suelen hacer pinturas rupestres en cuevas y rocas representando elementos de su cultura

Cada poblado dogón cuenta con un líder espiritual llamado "hogón"

Algunos bailarines llevan sacos adornados con conchas durante el Sigui

Podemos encontrar representados los animales totémicos dogones (serpiente, cocodrilo, tortuga, antílope...) en todo tipo de soportes como puertas, ventanas, estatuas, fachadas y máscaras.

Fotografías de Juan José Reina y Aníbal Bueno
Puedes descubrir el trabajo de Juan José Reina a través de su cuenta de Instagram @juanjo_repe
Puedes conocer el trabajo de Aníbal Bueno a través de su web www.anibalbueno.photo o su cuenta de Instagram @anibal_bueno

Si quieres saber más sobre la cultura dogón te recomendamos el libro “Culturas Olvidadas” de Aníbal Bueno. La obra es un recopilatorio de pequeñas historias de viaje, donde se narra lo cotidiano de culturas libres de la aculturación occidental, y que mantienen su forma de vida tradicional. Haz clic aquí si estás interesado en comprarlo.

Suscríbete a la newsletter

Mantente al día de nuestras publicaciones y nuevos viajes. Por favor rellena los siguientes campos.

    Política de comunicaciones

    Si quieres conocer más sobre nuestra política de comunicaciones y protección de datos, por favor, haga click en este enlace

    Sobre el autor

    Aníbal Bueno

    Guía, científico, escritor y fotógrafo profesional experto en documentación de sociedades minoritarias. Distribuye su tiempo entre la investigación, la docencia y el trabajo como guía.

    Ver más posts del autor